Sindicato de Riegos de la Finca El Raso

 El sindicato de riegos de la finca de el raso de Arguedas y Tudela

Las tierras pertenecientes a la Comunidad se encuentran dentro de los términos municipales de Arguedas y de Tudela.

Las actuales tierras del llamado » El Raso » tuvieron su origen en la intervención de la Diputación Foral de Navarra sobre las tierras y corralizas de los antiguos propietarios. La fórmula que utilizó fue la conocida en esos tiempos como » colonización «, que fundamentalmente se resumía en que le Gobierno expropiaba tierras a los terratenientes, indemnizándoles con mejoras en la parte de la finca que todavía se quedaban en propiedad ( instalación de regadíos principalmente ), a cambio de la cesión de parte de sus tierras.

En un principio fue el Departamento de Colonización la que llevó a cabo la mejora de regadíos, pero con un mal resultado, ya que las conducciones de agua elevadas tuvieron multitud de problemas y de averías. Para su ejecución vinieron varios trabajadores con sus familias, algunas de las cuales siguen viviendo en el pueblo, la familia Marín Carreño.

Corría el año 1.960, todavía sin terminar la » Obra de mejoras del regadío «, cuando el Ayuntamiento realizó un sorteo de las tierras reparceladas ( lo que hoy se conoce como » lotes » ) entre los vecinos que lo solicitaron, para que las sembrasen un año, pero todavía sin posibilidad de riego. Hubo suerte y la lluvia acompañó a los agricultores y se obtuvo una buena cosecha.

Tras el sorteo, hubo agricultores que renunciaron al lote que les tocó, por considerar la tierra de mala calidad, lo que hizo que Colonización se lo cediera directamente a los Ayuntamientos, si bien estos ya tenían adjudicados anteriormente otros lotes; concretamente al Ayuntamiento de Arguedas se le había asignado la cordelada más cercana al pueblo, justo en la parte de abajo del actual campo de fútbol.
Posteriormente, Colonización realizaba unos planes de mejora en las tierras, las dotaba de regadío, las reparcelaba y finalmente las distribuía en lotes, para finalmente venderlas a un buen precio a los agricultores. El número total de lotes es de 59.
Sirva como ejemplo los pueblos de Rada, Figarol, Valareña, Pinsoro….

Años más tarde, el departamento de Colonización se transformó el el Iryda ( Instituto de Reforma y Desarrollo Agrario ), con trabajadores contratados, en su mayoría de Arguedas, llevó a cabo la construcción y la instalación de las nuevas canales de cemento que servirían para el riego de las parcelas.

Esta concesión de tierras a agricultores sin maquinaria, incentivó a la creación de la » Agrupación Agrícola de la Hermandad de Arguedas «, conocida por la Hermandad de Labradores, ente que se dedicó a cultivar las tierras de todo el que se lo requería, previo pago del coste correspondiente a las labores requeridas. El trabajo se hacía con maquinaria comprada en común por la propia Hermandad, una agrupación cuyo objetivo era evitar la infrautilización de las costosos aperos y maquinaria agrícola, además de facilitar la amortización de tractores, sembradoras, etc,. Llegó a tener hasta seis tractoristas.

Para la puesta en funcionamiento de la Hermandad de Labradores, el agricultor que quiso asociarse a la misma tuvo que pagar 500 de las antiguas pesetas. Dicha cantidad les sería devuelta en el año 1.963, juntamente con una especie de Pagarés, cada uno por valor de 3.500 pesetas, que nunca se llegaron a pagar por continuada falta de fondos.

Fue el 18 de junio de 1.962 que tras la petición formulada por el representante del IRYDA y a su vez secretario de la Comunidad a constituir, más adelante Comunidad de Regantes del Raso de Arguedas-Tudela, se recibe la concesión de Confederación Hidrográfica del Ebro para elevar 1.095 litros/segundo durante 16 horas de agua del Ebro ( dicho de otra forma 730 litros/segundo/24 horas ), mediante los motores instalados en el llamado soto de Vergara. en la muga entre Tudela y Arguedas. La concesión se hacía para 1.080 has. de tierra, de las cuales 759 pertenecían en ese momento al Iryda ( Instituto de Reforma y Desarrollo Agrario ) y el resto a 6 corralizas o fincas particulares.

Como anécdota señalar que durante las obras, una riada del Ebro, en el año 1.962, anegó la caseta donde se guardaba el hormigón para la construcción de las canales y tuvo que tirarse todo.

Del año 1962 al 1983 no hay constancia de quien eran los propietarios de las tierras .

Fue en el año 1.983 cuando el Iryda y los propietarios de las corralizas de Paso la Reina, Piezarey, Hnos. Oliver, Miguel Zozaya, Hnos. Moreno, Eduardo Garbayo entre otros aprueban las ordenanzas en Junta General. Posteriormente y ya con los actuales colonos se modificarían en 1.992.

Ya era el año 1.986 cuando el Iryda realizó la venta de los lotes a los agricultores solicitantes, si bien también los ayuntamientos de Arguedas y Tudela se quedaron con varios lotes, que hoy en día arriendan en subasta. Más adelante, Caja Rural de Navarra, tras adquirir la finca de Miguel Zozaya, pasaría a ser un colono-propietario de relevancia.

Los primeros años y hasta la » aparición » del cultivo del arroz, abanderado fundamentalmente por Caja Rural de Navarra, los lotes estuvieron prácticamente sin cultivarse, debido a los problemas de salinidad que tenía la tierra, lo que hacía prácticamente imposible criar ninguna clase de planta.

Arrozales de ArguedasHoy en día es una tierra que produce aproximadamente 5 millones de kg. de arroz de una buena calidad, pero sin alternativa de poder rotarlo con otros cultivos.

Es justo comentar, que si bien es un producto que ha mantenido unos precios de venta aceptables para el agricultor, conlleva elevados gastos para sacarlo adelante, entre los que cabe destacar el costo de la energía eléctrica necesaria para elevar el agua del Ebro y transportala por la canales y, los herbicidas necesarios para combatir las malas hierbas, que si bien se van controlando, cada cierto ciclo van apareciendo otras nuevas.

A partir del mes de abril y desde nuestro monte, se puede observar un singular y bello paisaje, tanto cuando los lotes están cubiertos de agua, como más adelante el manto verde que forman las plantas del arroz, a menudo invadido por las cigüeñas, garzas, garcetas y una rica fauna que busca su alimento en los campos de arroz, que además de criar el grano más consumido en el mundo y, debido al agua embalsada cría multitud de cangrejos y otros manjares que sirven de comida para las mencionadas palmípedas.

El secado de la mayoría del arroz producido, se realiza principalmente a través de la Cooperativa Agrícola. Además del secadero y de los silos, tiene instalado un molino para blanquear el arroz y venderlo ya elaborado y empaquetado. Parte del arroz se vende en cáscara, sin blanquear. Una vez secado el arroz y reducido el grado de humedad a 14 ó 15 grados, permanece en los silos apricándole solamente inyecciones de aire frío con el fin de mantenerlo en condiciones óptimas hasta su empaquetado.

Hoy en día puede verse y comprase en las grandes superficies a un precio que ronda los 1,20 euros/kg. Puede distinguirse por una banda negra pintada en el envoltoria, que va de arriba a abajo del paquete.

La Cooperativa de Arguedas seca además todo el arroz producido en Navarra y que los agricultores entregan a las distintas Cooperativas.

A partir del año 2.008 y tras varias conversaciones entre agricultores y representantes de cooperativas de Aragón y Navarra, se creyó conveniente la unión de todos para realizar la comercialización en común.

Para llevar adelante la idea A. N. de Navarra ( unión de cooperativas navarras ) y Arrocera del Pirineo de Aragón, ambas cooperativas de segundo grado, se asociaron y crearon la Cooperativa Arrocera Navarro-Aragonesa que se encuentra en Alcolea de Cinca, cerca de Fraga.

Presidente: Esteban Ustárroz Sanz

Dirección: Calle Bardenas, 24 –  31513 Arguedas (NAVARRA)